Perales de Tajuña

El médico

Unai Serrano González, joven de la comarca madrileña de Las Vegas, vuelve a ofrecernos un nuevo relato para nuestras Ficciones.

Me despertó la voz de un joven proveniente de la calle. Yo ya estaba acostumbrado a esas cosas, pues como médico del pueblo me solían llamar para todas las urgencias. 

Cuando bajé y vi la cara pálida del chaval me temí lo peor. Me contó que nada más levantarse e ir a ver a su madre, se la había encontrado en la cama con mucha sangre alrededor. La casa del joven no estaba lejos, así que fui directamente. Subí a la habitación de la madre y me la encontré recostada sobre el dosel de la cama, con un cuchillo en la mano derecha y con el antebrazo rajado y cubierto de sangre. 

Me iba a ir a casa para coger algo de material y para avisar a mi mujer de que iba estar fuera toda la mañana, cuando me di cuenta de que en el cuello de la mujer había dos moratones, pero no le di importancia. Llegué a mi casa y vi que mi mujer ya se había levantado. Escuché el agua de la ducha, así que me dirigí hacia el baño y cuando entré, vi a mi mujer en el suelo. Parecía que se había caído y que se había golpeado la cabeza contra el borde de la bañera, pero al fijarme en su cuello, pude distinguir dos manchas parecidas a las de la madre del joven.

Ilustración de Karla Serrano Prieto (10 años)
.

Asustado, y con todo mi ser temblando, salí del baño para salir de mi casa. Mi matrimonio había sido pactado por mis padres y nunca había sentido nada hacia mi mujer, pero las marcas del cuello en los dos cuerpos no podían ser casualidad. Me disponía a salir de mi casa para ir al cuartel cuando una mano me agarró firmemente del cuello. De la sombra salió el hombre dueño de la mano que me ahogaba. A punto de quedarme inconsciente, sentí cómo un cuchillo me abría el estómago. Cerré los ojos para no volver a abrirlos nunca.

.

Unai Serrano González

Ilustración: Karla Serrano Prieto (10 años)

Fotografía: El Perro Paco

.

¿Te ha gustado este relato? Pincha aquí para leer “Hora H”, también escrito por Unai y publicado en la revista del Perro Paco.

¡Sigue al Perro Paco!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

5 Replies to “El médico”

  1. Me ha sobrecogido y eso es algo muy complicado en un relato tan corto. Enhorabuena al escritor. La ilustración también es sobresaliente. Muchas gracias a los jóvenes talentos por compartir sus creaciones.

  2. Esa foto…. Que me pareció tan tan conocida y bonita al mismo tiempo, fue la que me invitó a leer este relato.

    He de decir que he tenido que leerlo varias veces seguidas porque sin querer, cuando creemos que conocemos, entendemos de manera diferente las cosas y es bueno leer y releer, para ver mejor y más allá siempre.

    Enhorabuena Karla!! Para mí ha sido todo un placer coincidir contigo de esta manera!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *